Hiperpaternidad

Escuchar, hablar y leer sobre hiperpaternidad mientras van llegando cientos de menores no acompañados que intentan encontrar un lugar en nuestro país resulta dolorosamente contradictorio. Son los dos extremos en el cumplimiento de los derechos del niño: uno de necesidad y precariedad severa, y el otro de exceso en su cumplimiento, si se puede decir de esta manera. Ambas situaciones son poco positivas y generan miedos, inseguridades y frustraciones a diferentes niveles, por ejemplo, social y psicológicamente.

La hiperpaternidad fue el tema desarrollado por la periodista Eva Millet en la conmemoración de la Convención sobre los Derechos del Niño el día 20 de noviembre de 2018 en nuestra facultad. La autora ha publicado diferentes artículos y libros sobre este tema que nos deberían hacer reflexionar como maestros y familias. Así, se entiende por hiperpaternidad la atención y supervisión excesivas de los hijos, la justificación, la estimulación precoz, etc. Es la búsqueda y la construcción de un niño excelente en una sociedad en la que se valora la perfección física y material. La hiperpaternidad es una cuestión que va asociada a la posición económica de las familias. Millet comenta que este tipo de crianza se inició principalmente en Estados Unidos hacia los años noventa y se ha ido extendiendo por zonas más o menos acomodadas de nuestro entorno. Enlaza con unas concepciones educativas de sobreprotección de los hijos que se están convirtiendo en nucleares en las familias del siglo XXI.

Según Millet, se ha llegado hasta aquí por diferentes circunstancias, como es el hecho de que la maternidad en muchos casos es más tardía y el nivel de reflexión es diferente en las madres mayores. Otra razón podría ser que vivimos en una sociedad en la que la tasa de natalidad es baja, no tenemos muchos hijos y, como consecuencia, estos se consideran un valioso tesoro. Pero podríamos considerar que la cuestión es mucho más compleja: el cambio de la concepción del niño en el ámbito educativo se ha hecho evidente a lo largo del siglo XX en las escuelas y en las familias, y esto ha modificado los roles de estos dos agentes educativos. En los países que podemos llamar desarrollados, hay una gran franja de la población que ha tomado consciencia de la identidad y de la importancia de la etapa infantil. Se dispone de mucha información sobre el desarrollo de los procesos psicológicos más básicos (perceptivos, cognitivos, emocionales, sociales, motrices, etc.). Así, actualmente, se está más pendiente que nunca del trato y los vínculos, así como de las relaciones sociales y educativas a lo largo de la infancia. El rol que se da a los niños en el ámbito educativo es primordial. Los derechos de los niños impregnan los currículums educativos y se está atento a su cumplimiento, en especial cuando hay situación de déficit. Hay conciencia de que se debe proteger a los niños y a menudo aparecen denuncias cuando esto no se cumple.

 

Millet dibuja el perfil del hiperpadre o de la hipermadre como el de un profesional de clase media o alta, económicamente solvente, muy informado e interesado por la educación de sus hijos. Se habla de profesionalización de la paternidad, aquí vuelve a mostrarse la complejidad del tema que nos ocupa. Millet habla de una implicación intensa de la familia en la escuela y critica, en parte, el hecho de buscar el mejor centro, y cambiar incluso de domicilio para estar cerca, sin embargo, siempre se muestra insatisfacción. La escuela nunca es lo bastante perfecta.

La familia y el crecimiento de los hijos se ven como un proyecto o un producto que hay que gestionar. Y en parte es así, porque ¿cuántas veces hemos oído que una pareja tiene un proyecto de familia? Antiguamente, era más difícil, pero, ahora, una cantidad importante de familias pueden planificar el nacimiento de los hijos y el número que quieren tener.

¿En qué momento se inicia la hiperpaternidad? En muchos casos, se inicia antes de la formación de la misma familia, es decir, es anterior al nacimiento del niño. En cierta manera, se podría considerar todo un éxito que los padres sean tan conscientes de la educación de sus hijos, de los cuidados que han de dispensar, de procurar el crecimiento en una sociedad moderna, de buscar todas las oportunidades posibles para que sus descendientes vivan y afronten futuras situaciones de incertidumbre. Es por lo que lucharon pedagogos como Eglantine Jebb o Janus Korzack. Seguramente, ellos no hubieran pensado que un siglo después habría, en una parte de la población, tanta conciencia. Cuando los pedagogos de la Escuela Nueva pusieron al niño en el centro de la educación seguro que no se imaginaban las situaciones que define Eva Millet en sus escritos. Claro que el paidocentrismo se refería especialmente a la escuela.

 

 

 

 

 

 

La hiperpaternidad se sitúa, sin embargo, en un extremo poco acertado. No despierta las potencialidades del niño, sino que invade su espacio, lo sustituye, y la sobreprotección lo ahoga. En este contexto, los superniños a menudo son un elemento más de estatus ante otras familias y una fuente de estrés para los padres, afirma Millet. Se puede hablar de diferentes tipos de hiperpadres, tales como el tipo helicóptero (constante supervisión), apisonadora (allana cualquier dificultad) o padre mánager (asistente personal). En cierto modo, el patrón educativo de hiperpaternidad no confía lo suficiente en las potencialidades del niño que tanto promueven, entre muchos otros, pedagogos como Malaguzzi. Quizás sería necesario, desde la misma escuela, promover, recordar formas de educar desde los derechos, sin dejarse aprisionar por una tendencia, moda o teoría. Sería interesante tener en cuenta, como dice Malaguzzi, que el niño en su interacción con el mundo de las personas y las cosas busca, como nosotros, un sentido, un significado en aquello que hace. La cuestión como educadores y como padres es ayudar a encontrar este significado de la manera más autónoma posible. Si no dejamos que el niño experimente juegue, actúe y se lo hacemos todo, no construirá su camino. Y es que educar implica siempre proyectar y tener confianza en el futuro, por eso la escucha y el respeto son primordiales. Es necesario escuchar observando su crecimiento de manera desinteresada y sensible, escuchar para poder ofrecer una ayuda desde el respeto y a su tiempo para aprender; es necesario que el mismo niño se sienta el protagonista real de la propia existencia, de sus aprendizajes y no un espectador que depende de quién soluciona sus tropiezos.

 

 

 

 

 

 

 

 

La sobreprotección genera personas con poca autonomía, con incapacidad para hacer frente a situaciones problemáticas, con miedos, con ansiedad y baja tolerancia a la frustración. La hiperpaternidad evoca la imagen de un recipiente que desborda por exceso. Equivaldría a la fantasía del cumplimiento máximo de los derechos del niño, pero seguramente no es así, porque la desmesura pone en peligro algunos de los principios más importantes. Resulta difícil encontrar el equilibrio.

Dolors Camarasa i Solé

Referencias

Cardús,P. (2018). Eva Millet: ‘Hem detectat que hi ha pares helicòpter, pares piconadora, pares guardaespatlles, pares mànager i pares entrepà’.Vilaweb.Secció d’Educació. .

Disponible a: https://www.vilaweb.cat/noticies/eva-millet-hem-detectat-que-hi-ha-pares-helicopter-pares-piconadora-pares-guardaespatlles-pares-manager-i-pares-entrepa-entrevista-hipernens-educacio-hiperpaternitat/

Font, R(2016).Els perills de la hiperpaternitat. Ara Criatures. Disponible a: https://criatures.ara.cat/que-fills-no-pares-Millet_0_1534646530.html

Departament d’Ensenyament. Diccionari d’educació. TERMCAT.Centre de terminologia. Generalitat de Catalunya. Disponible a :  http://www.termcat.cat/es/Diccionaris_En_Linia/132/Fitxes/catal%C3%A0/P/

Hoyuelos,A.(2006).La estética en el pensamiento y obra pedagógica de Loris Malaguzzi.Madrid.Ed.Octaedro.

Millet,E.(2016). Hiperpaternidad. Barcelona.Ed.Plataforma del libro.

Millet, E.(2016). Ens estem carregant el dret a jugar dels nens, l’essència de la infantesa. Diari d’educació. Disponible a : http://diarieducacio.cat/eva-millet-ens-estem-carregant-el-dret-a-jugar-dels-nens-lessencia-de-la-infantesa/

Millet,E.(2018).Sobreestimular i hiperprotegir els fills els treu autonomia. El Crític. Periodisme d’investigació. Disponible a:  http://www.elcritic.cat/entrevistes/eva-millet-sobreestimular-i-hiperprotegir-els-fills-els-treu-autonomia-23791

Millet, E. (2018). La Hiperpaternitat, el fi de la infantesa ? Conseqüències de la criança helicòpter. Conferència impartida a FPCEE Blanquerna. Disponible a : http://blogs.blanquerna.edu/canalfpcee/hiperpaternitat-el-fi-de-la-infantesa-consequencies-de-la-crianca-helicopter/

Millet,E.(2018). Hiperniños ¿Hijos perfectos o hipohijos?.Barcelona. Ed.Plataforma del libro.

Síndic. (1998). Convenció sobre els drets dels infants. (Adaptació). Síndic.cat. Disponible a:

http://www.sindic.cat/site/files/125/convencio_Drets%20infants_cat.pdf

Unicef.(1989). Convención de los derechos de los niños. Disponible a: https://www.unicef.es/causas/derechos-ninos/convencion-derechos-ninos

Vila, N.(2019).Aquest any arribaran a Catalunya 1.900 ‘menes’ més que el 2018. Societat. Diari Ara. 24/01/2019 23:30. Disponible a: https://www.ara.cat/societat/mena-menors-migrants_0_2168183235.html#rlabs=1%20p$3