Archivo de la etiqueta: educación física

Más actividad física en preescolar mejora la memoria de trabajo en la ESO

Juanjo Rodríguez Yañez. Área d’Educación Física. FPCEE Blanquerna. Universitat Ramon Llull.

 

Recientemente se ha publicado un estudio en la revista The Journal of Pediatrics, realizado por los investigadores del instituto de salud Global de Barcelona (ISGlobal), que demuestra que una mayor actividad física en la etapa preescolar tiene un impacto positivo en la capacidad de aprendizaje de los adolescentes. Algunos medios de comunicación han publicado la noticia durante esta semana.

Esta relación positiva entre actividad física y mejor actividad cerebral ya es conocida, pero mediante este estudio longitudinal podemos saber que existe una relación causal, pudiendo establecer que una mayor realización de actividad física en la infancia influyen en el desarrollo cognitivo en edades posteriores.

Cabe destacar que ya en  la década de los 70, un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte por Ramey, Dorval y Baker-Ward (1983, p. 96), con niños de uno a tres años, demostraba que “una buena alimentación, juguetes educativos, maestros excelentes y numerosos y abundantes estímulos sensoriales”, contribuían de forma significativa al desarrollo intelectual de los niños de esta edad.

Y ya más recientemente, en diferentes estudios científicos se ha comprobado como una actividad física adecuada contribuye al desarrollo intelectual, facilitando los procesos de aprendizaje y el desarrollo de la memoria (Gómez Pinilla, 2011). Según estas investigaciones la actividad física aeróbica, a través de juegos o deportes estimula la liberación de una proteína llamada BDNF que actúa como neurotransmisor, ayudando en la comunicación entre las neuronas y en los procesos memorísticos.

Os dejamos con un documental de Redes relacionado con esta temática:


Fuentes de documentación:

Gómez Pinilla. F. (2011). Exercise impacts brain-derived neurotrophic factor plasticity by engaging mechanisms of epigenetic regulation. Eur J Neurosci, 33, 383-90.

Ramey, C., Dorval, B., & Baker-ward, L. (1983). Group day care and socially disadventaged families: effects on the child and the family. In Sally Kilmer (Ed.), Advances in Early Education and Day Care. A research annual. Greenwich, Jai Press Inc. (3), 69-106.


 

La Educación Física también es Educación para la Salud

Dr. Josep Sánchez Malagón.

Professor de l’Àrea d’Educació Física del Grau d’Educació. Facultat de Psicologia, Ciències de l’Educació i l’Esport Blanquerna. 

La Organización Mundial de la Salud (WHO) afirma que la salud contempla tres ámbitos esenciales de la persona: El bienestar físico, mental y social¹.

La persona graduada en Educación Infantil y/o Primaria con mención de Educación Física, o maestro/a especialista en Educación Física, es la principal promotora de la salud en los centros educativos a todos los niveles. En primer lugar, debe conocer todo lo que concierne al funcionamiento de los y las docentes a nivel escolar (currículum…). En segundo lugar, ha sido formado para aplicar de forma didáctica y metodológica los contenidos relacionados con la Educació Física y la Salud. En tercer lugar, es conocedora de las características anatómicas y fisiológicas de los niños y niñas de este margen de edad.

Physical Activity Vs. Physical Activity²

La Educación Física aumenta el nivel de aprendizaje de los niños y las niñas, por esta razón algunas escuelas ya han aplicado el modelo Classroom Physical Activity Breaks  para activar el cerebro del alumnado. Se ha demostrado científicamente que esta experiencia mejora el aprendizaje y el rendimiento académico de los alumnos, tal y como nos muestran el estudio publicado en el portal Active Living Research: Active Education.

La escuela, mediante la Educación Física, debe dotar a los niños y las niñas de las claves para una educación saludable para toda la vida y desde todos los puntos de vista. 

La Educació Física debe ser inclusiva y tener capacidad de responder a la diversidad desde todos los puntos de vista: Físico, mental i social, adaptándose a las necesidades de todos y todas los/las estudiantes.

En conclusión, estos maestros tienen que ser los diseñadores de los programas que nombramos  Activity Learning Lessons o Classroom Activity Lessons.


Referencias: 1. http://www.who.int/suggestions/faq/es;  2. http://www.sparkpe.org

¿Es posible el Giro Dialógico en Educación Física?

Area de Educación Física de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y el Deporte Blanquerna (URL) 

El aprendizaje dialógico (AD) se basa en la concepción comunicativa de los aprendizajes. Se entiende que la interacción es imprescindible para que se produzcan procesos de transformación individual y social a través del diálogo. Así, la construcción del conocimiento se inicia en un plano intersubjetivo para posteriormente concretarse en una construcción personal. El diálogo es pues un elemento clave en el aprendizaje.

El AD se define como el resultado de las interacciones que produce el diálogo igualitario, en el que diferentes personas aportan argumentos en condiciones de igualdad con el objetivo de llegar a un consenso. Los distintos argumentos expuestos deben valorarse en función de su validez y no por la posición de poder de los que las realizan.

PFont: http://www.agilebuddha.com/agile/drive-innovation-by-creating-communities-of-practice/ara producirse un AD no solo es necesario un gran número de interacciones sino que es imprescindible que el diálogo se produzca en unas condiciones específicas. Estos condicionantes revelan los principios del AD.

A continuación exponemos los principios y proponemos su adaptación a la educación física (EF):

  1. Diálogo igualitario: Aquél en el que las diferentes aportaciones se consideran en función de la validez de los argumentos aportados y no a la posición de las personas que los emiten. En EF se tendrían en cuenta todos los puntos de vista del alumnado sin tener en cuenta su nivel de habilidad motriz, sexo, etnia…
  1. Inteligencia cultural: Es un concepto más amplio de inteligencia que engloba la inteligencia académica y las demás capacidades de lenguaje y acción que nos permiten llegar a acuerdos. En EF deberíamos no solo tener en cuenta aquellos contenidos ligados a aspectos cuantitativos del movimiento (ejecución de habilidades coordinativas o desarrollo de capacidades condicionales), sino también a aspectos cualitativos: Percepción, respeto a los compañeros/as y a las normas, toma de decisiones.
  1. Font: http://www.lacenet.org/callus/hormigas/veure_reto_11_12.php?id=162 Transformación: Este principio implica abordar las situaciones de desigualdad con vistas a transformarlas y no a reproducirlas o adaptarse a ellas. La EF también debe ser un espacio para todo el alumnado en lugar de para aquellos o aquellas más fuertes, más rápidas o más habilidosas… se convierte en un espacio de transformación y de oportunidad.
  1. Dimensión instrumental: el AD no ignora la dimensión instrumental, sino que la intensifica y la profundiza. La EF debe plantear tareas no sólo que diviertan al alumnado, sino que impliquen también el aprendizaje de los contenidos del área curricular e incluso de otras áreas.
  1. Creación de sentido: A través de la estrecha relación entre la escuela y la vida cotidiana de las personas, la comunidad.  La EF debe hacer participar a las familias o las asociaciones deportivas en algunas propuestas educativas.
  1. Solidaridad: Entendida como la lucha contra la exclusión social y la desigualdad, se concreta en las clases cuando el alumnado colabora con sus iguales para mejorar el aprendizaje de todas y todos. En EF este principio se hace patente en las clases cuando el compañero o compañera más hábil ha de colaborar con el resto para lograr un objetivo común.Font: http://maestroenriquemontano.blogspot.com.es/2013/09/juegos-cooperativos-y-de-confianza-en.html

7. Igualdad de las diferencias: La igualdad de las diferencias es el igual derecho de todas las personas a vivir en su diferencia. En EF este principio se tiene en cuenta cuando todo el alumnado tiene el mismo derecho a hacer clase y a aprender las mismas cosas que el resto desde su propia especificidad, por lo tanto, debemos crear contextos de práctica motriz inclusivos que aseguren la posibilidad de éxito a todos los niños y niñas.

Para saber más sobre el tema, os invitamos a leer el siguiente artículo: El Aprendizaje Dialógico.

¡Alerta roja en el mundo educativo! (o preocupaciones que preocupan)

Àrea de Educación Física de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna

Hace pocas semanas el movimiento Girlguiding publicó un informe en torno a los pensamientos y las actitudes que tienen las chicas y las jóvenes adolescentes en Inglaterra. La organización Girlguiding, fue creada en 1909 e impulsa el crecimiento y la educación de las niñas y las jóvenes inglesas de entre 5 y 25 años. Este movimiento nació para reivindicar el rol femenino dentro del Scouting, o boys scouts, dirigido inicialmente a niños de sexo masculino.

media

Gráfico 1. (Fuente: Girls’ attitudes survey’16, p. 10)

Con la participación de más de 100.000 chicas inglesas con edades comprendidas entre 7 y 21 años, la encuesta responde a aspectos como: las impresiones de ellas alrededor de su autoimagen, la confianza, el tratamiento del género en los medios de comunicación, las relaciones sociales, la seguridad, el liderazgo, la educación y las habilidades o el bienestar emocional de las encuestadas, entre otras. A grandes rasgos, los resultados son impresionantes a la vez que alentadores de la labor educativa y social que nos queda por hacer en el campo de la igualdad de género.

A modo de ejemplo, algunos de los resultados más interesantes muestran que el 23% de las niñas entre 7 y 10 años sienten que tienen que estar perfectas en relación a su aspecto físico, y aún más, la relación aumenta a medida que van siendo mayores; así lo sienten un 46% de chicas entre 11 y 16 años y un 61% cuando tienen entre 17 y 21 años. Esta actitud, en gran medida, viene ocasionada por la fuerza presión que ejercen los medios de comunicación, ya que el 80% de las chicas a partir de los 17 años aseguran estar de acuerdo en que las mujeres a menudo son mostradas como “persona objeto” en los medios o en la red, tal y como podemos observar en el Gráfico 1. Además, el 37% de las chicas entre 11 y 21 años también reconoce que a menudo se comparan con las celebrities de televisión o internet.

choices

Gráfico 2. (Fuente: Girls’ attitudes survey 2016, p. 27)

En relación al entorno escolar y, concretamente, en el ámbito de la Educación Física, también queremos destacar el resultado que muestra que hasta los 10 años el 91% de chicas afirman tener las mismas opciones a la hora de practicar un deporte concreto o actividad física en la escuela; Ahora bien, como se aprecia en el Gráfico 2, esta cifra disminuye hasta el 43% cuando las jóvenes tienen entre 11 y 21 años. En este sentido, la escuela en general, y más desde el área de Educación Física, es necesario trabajar para potenciar y mejorar esta autoimagen corporal de las alumnas, ofreciendo a la vez igualdad de oportunidades físicodeportivas. La escuela debe cuidar el crecimiento y el bienestar de todos y todas las alumnas, sean del sexo que sean, la edad, la religión o cualquier condición social que los diferencie. Porque de hecho, todos somos muy diferentes pero bien iguales a la vez. Necesitamos una escuela, y una sociedad, más justa y sostenible con el compromiso social.

Otros medios como El diari de l’educació, The Guardian, o la BBC también han cubierto la noticia.

Educación en valores a través del deporte

Área de Educación Física
Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna

Por tercer curso consecutivo, y incrementando el éxito edición tras edición, el Consell Esportiu del Baix Llobregat ha llevado a cabo el programa Juga Verd Play donde el diseño de las competiciones deportivas escolares giran alrededor de un claro objetivo: Educar en valores a través del deporte. Claro y conciso, a la vez que inspirador e instigador para reconducir algunas situaciones como las que todavía se aprecian durante los fines de semana en algunos terrenos de juego. 

Juga Verd Play nació el curso 2013-2014, de la mano de un equipo de educadoras y educadores liderados por el Dr. Carles González Arévalo. El programa introduce diferentes adaptaciones en el calendario de partidos, las puntuaciones o, incluso la implicación de los espectadores (público de la grada), entrenadores/educadores o de los mismos deportistas una vez ha finalizado el partido. Per lo tanto, a modo de rúbrica y de un sistema estandarizado para puntuar los valores y el juego limpio, no gana quien más goles, canastas o puntos realiza, sino el equipo que muestre más fairplay y que ha estado valorado así de manera objetiva por todos los agentes implicados.

La organización del programa es ejemplar y recoge todos los ingredientes para ser un buen referente del cambio de tendencia que tiene que llegar en el deporte educativo en edad escolar. Además, también existe un soporte para dispositivos móviles (App disponible en Apple Store y Google Play) para recoger y computar la puntuación de los diferentes equipos. 

Para más información, existe un Dossier Explicativo donde se informa de los detalles del programa.

Felicidades por la iniciativa y… que por muchos años más siga esta preciada labor educativa que representa, sin duda alguna, la dirección a seguir. 

La receta del nuevo docente: Renovación, innovación y… ¡VOCACIÓN educativa!

Área de Educación Física de la FPCEE Blanquerna (Universitat Ramon Llull)

Dentro de esta gran ola de renovación e innovación pedagógica que estamos viviendo, no podemos olvidar que los maestros, tal y como establecía el mismo Platón y también Comenius, son un modelo y educan a partir del ejemplo de sus vidas, de sus actos y de los pequeños detalles acontecidos en el día a día; siendo éstos percibidos y muchas veces copiados y aprendidos por sus alumnos.

Debemos considerar que el maestro es el elemento clave para conseguir, lo que vendríamos a denominar: “la calidad educativa”.  Por lo tanto, en primer lugar, el maestro debe estar comprometido con su importante y trascendental labor: conocer, descubrir y atender las necesidades de los niños. Además debe disponer del dominio de los contenidos y de los fundamentos didácticos de las diferentes disciplinas en general, pero concretamente, y en especial, de aquellas que tenga una sensibilidad personal hacía ella, ya sea la Educación Física, matemáticas, lengua, música, ciencias o expresión plástica y visual. El hecho de tener unos conocimientos didácticos y específicos en alguna materia concreta será la mejor excusa para crear equipos docentes interdisciplinarios, donde se pueda trabajar en grupo de maestros o profesores para desarrollar proyectos con los alumnos.

Lógicamente deberíamos considerar que el maestro se hace (se forma), pero también hay que tener una riqueza interior para poder serlo. En este mismo sentido se expresa González Garza (2009) al considerar que:

«El verdadero educador se distingue por ser él mismo, es decir, no necesita vestirse o actuar como maestro, sino ser un testigo vivo que siente, vibra y vive la acción educativa. En otras palabras, el ropaje del maestro es su piel, el aula es el escenario y sus herramientas de trabajo son las técnicas, recursos y estrategias didácticas que nunca constituyen fines en sí mismos, sino tan sólo los medios para alcanzarlos» (p.135).

Y es por todo ello, que necesitamos un maestro con lo que venimos en denominar “vocación”;  y por tanto comprometido con su propio desarrollo personal, preservador de su dignidad como persona y que fundamente su vida en unos principios de respeto, afecto y de exigencia hacia sus alumnos; siendo de esta manera un referente y un espejo donde éstos puedan mirarse y un modelo de humildad a quién puedan seguir. También necesitamos un maestro que tenga una excelente formación, y que por tanto, conozca las necesidades y características de los niños que tratará y de su edad evolutiva ya sean de Infantil, Primaria o Secundaria.

En definitiva, consideramos que desde Blanquerna (Universitat Ramon Llull) podríamos contribuir en gran medida a la educación si se consigue: seleccionar y forma bien a los futuros maestros, si se les proporcionan los recursos que les permitan desarrollar su labor educativa, y si se les deja trabajar con tranquilidad, sin entorpecer y sin dificultar su labor con constantes cambios y medidas políticas que no hacen sino que provocar frustración y desánimo.  

REFERENCIA BIBLIOGRÀFICA:

González Garza, A. Mª. (2009). Educación Holística. La pedagogía del siglo XXI. Barcelona: Kairós.

Aprendizaje y servicio en educación física

Marc Franco-Sola y Rosa Palau Sans, profesores de las áreas de educación física y de psicología, respectivamente, del grado de educación infantil  y primaria Blanquerna-URL

Hoy os queremos presentar una de las experiencias educativas que más valoramos, tanto alumnos como profesores, y que estamos desarrollando dentro de los estudios de grado de Educación Infantil y Primaria en Blanquerna (Universitat Ramon Llull).

Nos referimos a la práctica de aprendizaje y servicio, también conocida por su sigla ApS. Este tipo de trabajo se basa en una metodología activa y significativa, en todas sus dimensiones, ya que se pretende cumplir con una doble función: por un lado, el aprendizaje del alumno en el contexto universitario, donde surge el diseño y la elaboración del trabajo y, por otro lado, el servicio que se ofrece a una institución, empresa o asociación, donde la creación de este trabajo dará respuesta a una demanda y necesidad existente por parte de esta organización.

Por lo tanto, a través del learning by doing («aprendo a medida que hago») se consigue este doble objetivo que tiene una funcionalidad y significatividad en la tarea que los alumnos realizan en sus estudios universitarios.

El ejemplo de este curso ha sido el diseño y la implementación de las actividades de educación física que se desarrollaron durante la jornada de Mou-te… i veuràs! («¡Muévete… y verás!»), organizada por el centro hospitalario Institut Guttmann.

El hospital propone anualmente estas jornadas de educación física, a las que convoca a diferentes colegios con el fin de promocionar y sensibilizar el carácter educativo, socializador e inclusivo de la educación física. Las escuelas invitadas son colegios ordinarios con algún alumno discapacitado (o con capacidades diferentes) que realiza la rehabilitación en el hospital. Es entonces cuando Guttmann invita al colegio a asistir a esta jornada, para ofrecerle así una oportunidad a toda la clase, gracias al alumno que comparte horas con la escuela y el hospital.

Este enfoque educativo e inclusivo a través de la EF es totalmente coherente y compartido con el trabajo que realizan los alumnos de segundo curso del grado de Educación Primaria Blanquerna, en el módulo Enseñanza y aprendizaje de la EF y la educación para la salud. Por esta razón, se estableció la colaboración entre la universidad y el hospital; los alumnos de magisterio pudieron preparar y desarrollar las actividades con los más de 300 alumnos de los colegios de educación primaria que asistieron. Las actividades diseñadas correspondieron a un modelo de EF colaborativo, inclusivo y saludable desde todas sus dimensiones: física, cognitiva, social y emocional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El trabajo empezó a principios del mes de febrero, se presentó el ApS que había que realizar en el contexto del módulo semestral comentado y, después de muchas sesiones de trabajo, reuniones, entrevistas con los profesores y hasta alguna visita a las instalaciones de Guttmann por parte de los responsables de cada grupo, la experiencia finalizó los días 6 y 7 de mayo con el desarrollo de la jornada en las instalaciones del hospital badalonés.

Os mostramos un montaje audiovisual creado por alumnos de Blanquerna después de vivir esta experiencia de ApS:

Tanto la universidad, los alumnos y los profesores, como el hospital y los colegios de primaria participantes valoraron muy positivamente la experiencia y convocamos otra reunión para organizar ya el Mou-te… i veuràs! 2016.

En el post del 3 julio os ofreceremos una mirada más detallada de esta jornada educativa.  No os la perdáis!

Hacia un futuro cooperativo desde la Educación Física

txemaTxema Córdoba

Profesor del Área de Educación Física de los estudios de Grado en Educació Infantil y Primaria de la FPCEE Blanquerna 

«La clave sobre los grandes problemas del mundo es que debemos tratar sobre ellos de forma colectiva. Y como no nos volvamos colectivamente más inteligentes, estamos condenados.» (Douglas Carl Engelbart)

La pedagogía de la cooperación es un planteamiento educativo que promueve el desarrollo de la lógica de la cooperación buscando el bien común entre los miembros de una comunidad. En la asignatura de Educación Física se lleva a cabo a partir de propuestas, estructuras y actividades que buscan que los aprendizajes de cada participante sean exitosos y, al mismo tiempo, se preocupe y responsabilice de que los compañeros también obtengan el mismo éxito.

El trabajo cooperativo se sustenta sobre un paradigma educativo que no entiende la Educación Física (ni cualquier otra área) como una finalidad, sino como un medio para contribuir de manera holística en el desarrollo cognitivo, motriz, social y ético del individuo.

La implementación de la pedagogía de la cooperación en las actividades físicas y deportivas se realiza a partir de tres grandes ejes:

  • Juegos cooperativos: son actividades puntuales con una estructura que provoca que los participantes ganen, o todos pierdan. Bajo ningún concepto se puede dar la situación de que unos ganen y otros pierdan al mismo tiempo.
  • Metodologías cooperativas de aprendizaje: son aquellas situaciones didácticas en las que, de manera intencionada, se promueve la interacción simultánea de todos los participantes y la participación equitativa de estos, con el objetivo de estimular el proceso de aprendizaje de cada uno, y en las, al mismo tiempo, cada persona se corresponsabiliza de los demás. En el ámbito de la Educación Física, algunas de estas metodologías más representativas son:

El aprendizaje cooperativo: consiste en el uso  de grupos reducidos y estables, generalmente heterogéneos, que buscan la interacción entre los estudiantes para que estos se ayuden y se responsabilicen mutuamente con la finalidad de alcanzar los objetivos de aprendizaje.

El estilo actitudinal: se basa en las actitudes como un elemento vertebrador. Se utilizan para obtener el placer y la satisfacción que provoca la consecución, buscando el pleno desarrollo de la personalidad, potenciando las relaciones, permitiendo reconocer los propios límites e intentando superarlos promoviendo actitudes de solidaridad y respeto.

  • Uso de elementos cooperativos y participativos en propuestas no cooperativas: son situaciones que favorecen que actividades de estructura individual o competitiva, sin perder su esencia, sean más participativas, aumenten el placer y la satisfacción de jugar, potencien las relaciones y promuevan actitudes de solidaridad y respeto Algunos ejemplos son:

– Todos marcamos: cuando un jugador anota un punto, no puede volver a intentarlo hasta que todos los compañeros hayan anotado también un punto.

– Todos puntuamos: para conseguir que la puntuación de un equipo sea válida, todos los componentes tienen que haber anotado algún punto.

– Equipos pequeños: reducir el número de jugadores permite que haya más participación.

– Salvavidas: en juegos de eliminación, permite que un compañero pueda salvar o invitar a continuar jugando al eliminado.

– Todos tocan: antes de anotar un punto, todos los componentes del equipo tienen que haber tocado la pelota.

En definitiva, des de la pedagogía de la cooperación en Educación Física se promueve una práctica física y deportiva, entendida desde una perspectiva educativa participativa que busca el desarrollo integral a través de lo motriz y corporal. Es un modelo inclusivo y comprensivo cuyo punto de mira es el trabajo en equipo partiendo de grupos heterogéneos. Utiliza metodologías no directivas y enfocadas a la experimentación, la participación, la investigación y el descubrimiento y, sin menospreciar los resultados, incide de manera importante en los procesos de desarrollo personal y grupal.

Referencias bibliográficas:

  • Johnson, D., Johnson, R. y Holubec, E. (1999). Los nuevos círculos del aprendizaje. La cooperación en el aula y la escuela. Buenos Aires: AIQUE.
  • Orlick, T. (2002). Libres para cooperar, libres para crear. Barcelona: Paidotribo.
  • Pérez Pueyo, A. (2013). «Retos físicos cooperativos de carácter emocional (ReFiCE)», Tándem, n.º 43, 107-108.
  • Pujolàs, P. (2008). 9 ideas clave: el aprendizaje cooperativo. Barcelona: GRAÓ.
  • Velázquez Callado, C. (2012). La pedagogía de la cooperación en educación física. México: Colectivo La Peonza.

¡La vital necesidad de moverse para crecer y aprender!

Área de Educación Física de los estudios de Grado de Educación Infantil y Primaria. Facultat de Psicologia, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna. Universitat Ramon Llull.

Para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, entendiendo el cuerpo como una unidad formada por una parte física, cognitiva, emocional y social, es fundamental la actividad física (AF), la cual ha estado presente en nuestra historia como seres humanos. En este sentido se expresa Fuster (2006) al establecer que:

«Nuestro cuerpo conserva la memoria del 99,6% de la historia de la humanidad en que había que correr cada día para llegar vivo al día siguiente. No hay más que ver el fascinante diseño del pie humano, con la parte delantera más ancha que la trasera para ganar impulso a cada zancada, con su engranaje de huesecillos perfectamente articulados para optimizar la transmisión de energía desde el talón hasta la punta, una máquina construida para correr.» (pp. 187-188).

Credit: Mike BairdFuente: Mike Baird (CC)

En relación al ámbito cognitivo, en diferentes estudios científicos se ha comprobado cómo una AF adecuada contribuye al desarrollo intelectual, pues facilita los procesos de aprendizaje y el desarrollo de la memoria (Gómez Pinilla, 2011). Según estas investigaciones, la actividad física rica en estímulos, a través de juegos o deportes, estimula la liberación de una proteína llamada BDNF que actúa como neurotransmisor, ayudando en la comunicación entre las neuronas y en los procesos memorísticos.

«En cuanto al aspecto biológico, innumerables estudios han demostrado que la actividad física es necesaria para el correcto desarrollo del cuerpo humano y para la prevención de diferentes enfermedades. Permite vivir más y mejor, ya que favorece el desarrollo de los diferentes órganos y sistemas, retrasa su envejecimiento y contribuye a que su  funcionamiento sea más eficiente; con lo cual el resultado  redunda en una mejor calidad de vida.» (Garcés de los Fayos, 2004).

En este sentido cabe resaltar la importancia de educar sobre la importancia de la actividad física y sus beneficios para la salud, y tal vez el beneficio más importante de la actividad física sea que estimula a quienes la practican a responsabilizarse de la propia salud, y ello nos lleva a un gran objetivo educativo, que no es otro que el de crear en la infancia hábitos de práctica de actividad física y a ser conscientes de sus beneficios, ya que la experiencia nos demuestra que, si a los niños se les ofrece la posibilidad de practicar una actividad física de manera agradable y gratificante, se mantienen activos. De esta manera, según el mismo Fuster (2006):

Crèdit: Generalitat de Catalunya«Los niños sedentarios tienden a convertirse en adultos sedentarios, mientras que los niños físicamente activos tienen más probabilidades de seguir siendo físicamente activos de mayores. Las pruebas de que la actividad física es beneficiosa son tan irrefutables que la Asociación Americana del Corazón recomienda que todos los niños mayores de cuatro años y todos los adolescentes practiquen por lo menos 30 minutos al día de una actividad física moderada y divertida y por lo menos 30 minutos de una actividad física intensa un mínimo de tres veces por semana.» (p. 26).

Fuente: Generalitat de Catalunya

Asimismo, las evidencias de diferentes estudios muestran de forma clara los importantes beneficios de la actividad física en el ámbito emocional. En este sentido destacamos: la reducción de los estados de ansiedad, la disminución de las depresiones y la mejora de los índices de estrés (Berger & McInman, 1993). Según Campbell (1990), también cabe destacar cómo el ejercicio físico refuerza el autoconcepto, la autoestima y el autoconocimiento.

«Actualmente se sabe que no es solo la memoria del córtex cerebral la que es capaz de retener una vivencia, sino que es todo el cuerpo quien la hace suya: la piel retiene las sensaciones táctiles; los pies y las piernas, las sensaciones asociadas a los desplazamientos; el corazón, los sentimientos y las emociones; los riñones, los cambios de temperatura; los huesos y músculos, las sensaciones de debilidad y fortaleza…, y así sucesivamente, pues es toda la vida de modo sistémico la que interviene en cada acción motriz.» (Lagardera, 2007, citado por Pellicer y Pérez, 2014, p.3).

De esta forma, desde el área curricular de educación física se entiende que cuando hacemos referencia a la motricidad, contemplamos su incidencia en la totalidad de la persona, dando lugar a una educación física que, a través de la motricidad, en esencia es: biomotriz, sociomotriz, psicomotriz, expresivomotriz… Y, por lo tanto, una educación física que contribuye a unos aprendizajes valiosos (competencias) que tienen lugar a partir de las vivencias y experiencias acontecidas en la propia práctica motriz.

Por lo tanto, deberíamos contemplar la educación física ya desde la etapa infantil y a lo largo de las diferentes etapas educativas, bajo los siguientes planteamientos:

  1. Una educación física que esté totalmente al servicio del desarrollo humano y que contribuya al crecimiento de todas sus capacidades.
  2. Una educación física que aborde los asuntos más preocupantes de nuestro tiempo y del futuro que ya estamos viviendo.
  3. Una educación física que se «ocupe de estimular y operar aprendizajes que sean decisivos para la existencia humana, que afecten por lo tanto a la totalidad del ser» (Lagardera, 1992, p. 64).
  4. Una educación física que adecúe y que adapte las propuestas pedagógicas a las características y a las necesidades de los niños y las niñas.
  5. Una educación física que se encuentre integrada en el marco educativo general y que dé respuesta a las demandas curriculares-competenciales.

 

REFERENCIAS

  • Berger, B. & McInman, A. (1993). «Exercise and the quality of life». En R. N. Singer, M. M. Murphey, L. K. Tennant, Handbook of Research on Sport Psychology (729-760). Nueva York: Macmillan Publising Company.
  • Campbell, J.D. (1990). «Self-esteem and clarrity of the self-concept». Journal of Personality and social psychology, 59, 538-549.
  • Fuster, V. (2006). La ciencia de la salud. Barcelona: Editorial Planeta.
  • Garcés de los Fayos, E. (2004). Actividad física y hábitos saludables en personas mayores. Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
  • Gómez Pinilla. F. (2011). «Exercise impacts brain-derived neurotrophic factor plasticity by engaging mechanisms of epigenetic regulation». Eur J Neurosci, 33, 383-90.
  • Pellicer, I. & Pérez, N. (2014, abril). «Educación física emocional. Una nueva manera de enfocar la materia de Educación Física». Comunicación oral en las X Jornades d’Educació Emocional, Congrés internacional d’Educació Emocional, celebrado en Barcelona del 4 al 6 de abril de 2014 en la Universidad de Barcelona. Recuperada en http://www.jornadeseducacioemocional.com/wpcontent/uploads/2012/04/6.Educaci%C3%B3n-F%C3%ADsica-Emocional.-Irene-Pellicer-N%C3%BAria-P%C3%A9rez..pdf